Saltar al contenido

la guerra del rif y los camiones protegidos Vol. II: El misterioso camión Federal

  • por

En el capítulo previo de este monográfico berlangiano dedicado a desenredar el hilo de Ariadna que es la búsqueda de información relacionada con los vehículos blindados utilizados en la Guerra del Rif a partir de 1921, conocidos como «Camiones Protegidos» y tras haber postulado de forma teórica la más que innegable posibilidad de que exista un problema a la hora de identificar los diferentes modelos utilizados por el ejército español en aquellas fechas, en este capítulo voy a tratar de demostrar empíricamente la fantástica tesis que he desarrollado acerca del chasis empleado para construir el vehículo que ilustra la siguiente fotografía:

Éste cacharro que parece recién salido de un capítulo del equipo A es el quid de la cuestión

Como comentaba en el capítulo anterior, el vehículo de la imagen se describe habitualmente como Camión Protegido nº1 sobre chasis Nash Quad, pero a estas alturas estoy completamente seguro de que el Camión Protegido nº1 fue desarrollado sobre el único chasis empleado en los camiones protegidos procedente del camión ligero de fabricación estadounidense «Federal TE – 3000».

Breve crónica de la vida y milagreos del Camión protegido nº1

Pese a lo rudimentario y/o improvisado de la construcción de estos vehículos, desarrollados rápidamente tras el Desastre de Annual para hacer frente a la necesidad de proteger a las columnas y convoyes de aprovisionamiento durante las operaciones de «Reconquista» del territorio batido por los rifeños (menos de un mes, entre los acontecimientos alrededor de Igueriben a finales de julio y la llegada de este vehículo a Melilla el 17 de agosto) es admirable el hecho de que estos «dinosaurios» sobrevivieran más de una década en activo hasta llegar a prestar servicio en 1932 durante la Sanjurjada y en 1934 durante la Revolución en tierras asturianas, como se aprecia en esta imagen donde nuestro protagonista es el vehículo más cercano al lado derecho de la fotografía:

Al parecer, tras los acontecimientos del 34 se celebró un desfile en Madrid como celebración de «La Victoria» en el que participaron varios Camiones protegidos (podrían ser en nº2, nº3 o nº4 y nº1, en este orden)

Asímismo, nuestro protagonista, cual Delorean antediluviano, aparece de nuevo en 1936 en el mismo Madrid, donde tomó parte en el asalto al Cuartel de la Montaña como preámbulo a la Guerra Civil.

Parece ser que esta fue la última de sus apariciones estelares.

Hay referencias acerca de la presencia de varios de los veteranos compañeros blindados melillenses del CP nº1 a lo largo y ancho del territorio nacional, desde San Sebastián a Sevilla, durante los prolegómenos de este conflicto, pero resulta complicado identificarlos. No obstante, éste hecho da fe de su durabilidad y su capacidad de resistencia ante los embates del tiempo y de los conflictos en los que participaron.

Pero si el Camión Protegido nº1 destaca por algo, más allá de esta agria polémica sobre su identidad en la que se ha visto envuelto por parte de mis obsesiones desatadas, es por haber prestado servicio a los mandos del afamado Sargento Rancaño y haberse visto involucrado en los hechos del convoy a Casabona narrados en el primer artículo de esta serie.

Las hazañas de Rancaño fueron recogidas y glosadas con profusión en la época y es sencillo encontrar información acerca de las mismas. Por ejemplo aquí https://elfarodeceuta.es/los-primeros-camiones-protegidos-del-ejercito-espanol-y-iii/:

[…] el entonces Sargento de Ingenieros D. Francisco Rancaño Carrillo, que tuvo una destacada actuación y mérito desde la llegada de los camiones protegidos a Melilla. Participó en los primeros convoyes a Casabona consiguiendo notoriedad cuando el 21 de Diciembre de 1921, internándose varios kilómetros en territorio hostil, liberó a cuatro soldados españoles prisioneros regresando sin novedad al campamento de Monte Arruit. Luego participó en otras operaciones de recogida de heridos y protección de avances como en Ras Tikermin, donde hubo de reemplazar a toda su tripulación herida para poder continuar combatiendo.
Estos servicios le hicieron acreedor, el 15 de septiembre de 1922, de la Medalla Militar individual continuando después con sus actuaciones tanto diurnas como nocturnas. En algunas de estas últimas pernoctó, con su vehículo en algún barranco reapareciendo cuando ya se le daba por perdido. Su valor y pericia le sirvieron para ser ascendido a Suboficial, empleo equivalente al actual de Subteniente.

La prensa de la época dio buena cuenta del héroe y su blindado:

Aunque en la imagen figura como «Rencaño», oficialmente parece ser Rancaño.

En la imagen se puede apreciar perfectamente la figura del Camión Protegido nº1, así como de su compañero, uno de los 2 camiones construidos sobre chasis Benz (fácilmente distinguibles por su característica torreta).

Ahora bien, para resolver la cuestión de si el camión de Rancaño era un Nash Quad o un Federal, deberíamos comenzar por investigar qué demonios era un «Nash Quad» o un «Federal».

EL NASH QUAD: TRASUNTO DEL JEFFERY QUAD

File:Nash Quad 2.jpg - Wikimedia Commons
No se dónde he sacado esta imagen. Bueno, sí lo se. De mi disco duro. Pero desconozco la procedencia. Si alguien sabe algo de la imagen, agradecería cualquier comentario al respecto.

Cuando uno busca en internet «Nash Quad», la pantalla de resultados mostrará un gran número de entradas relacionadas con un vehículo utilizado con profusión por los aliados durante la Gran Guerra (la de 1914, por si alguien se pierde): el Jeffery Quad.

En realidad, este invento afamado por ser el primer vehículo con tracción total en prestar un servicio eficiente, procede de una compañía llamada «Thomas B. Jeffery». De ahí su nombre, obviamente. No obstante, esta compañía fue comprada por Charles William Nash al abandonar General Motors para fundar su propia compañía, «Nash Cars», como no podía ser de otra manera.

Nash 1932
Esto es un «coche» Nash. Lo que ves ahora mismo en la calle con cuatro ruedas es simplemente un «horror». Por modelos como éste se entiende que los automóviles en otros idiomas tienen «género femenino».

Aún así, se mantuvo el nombre original de «Jeffery» para identificarlo. 

Es muy importante recalcar que este vehículo tenía TRACCIÓN A LAS CUATRO RUEDAS (4WD).

Como curiosidad histórica, además de participar en la guerra mundial como material de los diferentes ejércitos aliados, intervino en la «expedición punitiva» del General Pershing a Méjico en 1916 y en la «ocupación» de Haití y República Dominicana (los estadounidenses y su maravillosa capacidad de inventar nombres eufemísticos para cualquier tipo de invasión de suelo extranjero), poniendo de relieve que su eficiencia en cualquier tipo de terreno estaba más que demostrada.

Y aunque funcionaba normalmente como «mula de transporte» o como tractor de artillería, tuvo un par de versiones blindadas.

Un Jeffery blindado canadiense en 1915 (vía wikipedia)

Russian armoured car Jeffery-Poplavko
El Jeffery ruso: «Poplavko» (imagen extraida de http://derela.pl/jeffery.htm)

Los Camiones Federal: o cómo buscar una aguja en un pajar

La única información técnica detallada acerca del camión Federal que se utilizó para la construcción de uno de los camiones protegidos, la he encontrado en Tanks Encyclopedia:

The second vehicle (nº2) was built on the chassis of a Federal Motor Truck Company 4×2 2 ½ tons (3 tonnes) fuel truck (registration plate C.A.M 194). […] Motor: Continental E4 4 cylinder 29 hp […]

La compañía Federal Motor Truck fue fundada en 1910 en la ciudad de Detroit y mantuvo la producción hasta finalizada la Segunda Guerra Mundial, cuando fue comprada por una corporación automovilística, la Fawick, sin experiencia alguna en el mundo de los camiones, dando lugar a su decadencia y final desaparición en 1960 tras haber sido comprada por otra corporación, la NAPCO.

WWII Federal Tractor 94x43
Uno de los modelos más conocidos es el tractor Federal 94×43 (imagen e información extraida de aquí: https://www.militarytrader.com/military-vehicles/military-vehicle-spotlight-wwii-federal-tractor-94×43)

Al ser una compañía «menor» entre ese complicado entramado industrial que componen las compañía dedicadas al automóvil en los Estados Unidos, no es fácil encontrar información acerca de los modelos producidos a lo largo de su historia, y resulta aún más complicado al centrarse en los años previos a los acontecimientos en el Protectorado español de Marruecos.

Aún así, y buceando entre las imágenes de catálogos Federal que aparecen en páginas de venta de objetos antiguos, he podido encontrar el modelo en concreto que encaja con la descripción técnica de Tank Encyclopedia:

Si no tienes lupa, ya te ayudo yo: es el segundo modelo empezando por arriba. Y si tuvieras la misma vista de lince que yo, podrías leer: Federal Model TE – 3000 punds capacity. Wheelbase 120″, 144″ or 156″ and Special 168″ ; 35 H.P. Motor.

Parece ser que «Fast Express» era la denominación de una serie de camiones ligeros que destacaban por ofrecer una velocidad más que notable (en aquella época los camiones con tracción de cadena estaban siendo sustituidos por los camiones con diferencial en el eje, como éste).

No me canso nunca de este tipo de recuerdos del pasado y su hipnotizante aurea de nostalgia y de haber sido realizados con una tecnología que hemos perdido para siempre, como lo de construir Pirámides o lo de llegar a la Luna. ¿Cómo demonios hacían todo esto sin Photoshop?

Y también parece que el camión que dio lugar a nuestro Camión protegido era algún tipo de camión cisterna. Algo así, para hacernos una idea (aunque este modelo es de finales de los 20 o primeros 30):

Lo bonito que era todo cuando los diseñadores hacían cosas chulísimas

Bien, ahora que contamos con los dos vehículos sobre los que se montaron los dos primeros camiones protegidos en 1921, vamos al meollo del cogollo: ¿Quién es quién en este asunto?.

No puede ser un Nash Quad: también conocido como «eso no puede caber aquí»

Cuando empecé a reunir información para afrontar el trabajo de modelar en 3D los Camiones protegidos «melillenses», di por hecho que la información de esta lámina era correcta:

Que me perdonen los editores de la Revista Española de Historia Militar pero de alguna forma tengo que ilustrar el asunto

No solo porque es la imagen que aparece en cualquier búsqueda relacionada con los «Nash Quad», sino porque hay otra lámina previa, aunque un poco más rudimentaria, publicada en 1992 en un número de la revista «Armored Car»:

No tiene años la imagen ni na y ese muaré fantástico que producían los escáneres de los tiempos del 486DX2 a 66 Mhz y sus 4MB de RAM.

Puede que alguien se haya fijado que ambos dibujos, perdón, ilustraciones, comparten firma. Y dicha firma, como reconocerá cualquier aficionado a los comics de la época de Bruguera, es la de los hermanos Fresno.

Ya que me pongo, añadiré que los hermanos Fresno son los autores (guión y dibujo, si no recuerdo mal) de «Benito Boniato», una absoluta maravilla de tebeo en la que el detalle de los vehículos que aparecían en sus páginas era flipante para la época (un poco a lo Hergé). Aunque de origen soriano, se afincaron en Valladolid, donde empezaron con una librería (que aún sigue allí, con otros dueños) y terminaron creando su propia editorial (actualmente http://www.afeditores.com/) para dar rienda a su pasión por el dibujo y los cacharros militares.

También añadiré que tengo en mi poder el nº1 del cómic de los Astrosniks firmado por ellos. ¿Que qué son los Astrosniks? Algunos dirán que una mala copia de los Pitufos. Otros diremos que aunque los guiones no estén a la altura de las maravillas de Peyo, los 6 albumes de los Astrosniks son canela fina, gracias al trabajo maravilloso de los Fresno.

No obstante, y volviendo al tema, la misma imagen de los Fresno aparece por ahí sin acreditar pero identificada como Camión Protegido nº2:

Aquí empezó la locura. ¿Es el 1 o es el 2?.
Imagen publicada aquí: Revista de Historia Militar nº 120

Pues bien, a la hora de comenzar a modelar, el funcionamiento básico es el siguiente: buscamos un plano del chasis del Nash Quad y lo superponemos sobre la ilustración del Camión Protegido nº1 y a ver qué pasa:

¡Madre mía del amor hermoso!. ¿Pero cómo es posible esto?

Se puede ver el desconcierto que sufrió el autor de estas líneas al intentar comprender cómo el chasis del Nash Quad tiene una batalla menor que la del supuesto Camión protegidó que se construyó sobre él.

En un principio pensé que los ingenieros del CEYC cortaron el chasis y desplazaron las ruedas delanteras hacia adelante, aunque eso obligaría a rehacer la dirección y la transmisión y los semiejes de las ruedas y un montón de modificaciones, porque lo más característico de este modelo era la tracción a las 4 ruedas. 

Pero después de aceptar este compromiso, porque a martillazos no nos gana nadie y solo un español modificaría el chasis para encajarlo en la carrocería, pudiendo diseñar una carrocería que fuera más grande que el chasis (de hecho, mi propio abuelo, excelente cerrajero, y mi padre, su inefable aprendiz, han dejado una imborrable huella en mi mente al tener la costumbre de tomar las medidas exactas de cada pieza habitualmente justo después de hacer el corte 😁), empecé a modelar el chasis del Jeffery para adaptarlo a la «carrocería» del camión protegido según los planos existentes.

No obstante, al intentar encajar en la carrocería blindada los elementos del interior del vehículo: volante, asiento, motor, etc., está claro que con estas dimensiones el chasis del Jeffery no encaja de ninguna forma. No solo es más largo y la distancia entre ejes es menor, si no que es demasiado alto y el propio motor sobresaldría por encima del «capó».

Si retomamos la idea del Jeffery blindado por los canadienses, se puede observar cómo el morro de ese modelo es mucho más largo y elevado, y la separación entre ejes igual de corta que la del chasis original (más o menos como en la versión rusa):

Mira que podría haberlo hecho en Gimp más decoroso, pero Blender me pillaba más a mano

El caso es que después de darle vueltas y vueltas imaginádome a los ingenieros cortando el chasis del Jeffery y soldando los pedazos como aquellos descerebrados del «London Chop Shop», una de esas series de «reformar» coches, por no decir asesinarlos, que en vez de «reality» deberían llamarse «falsality», me ha petado la cabeza.

Nuevo concurso de diseño!! Llega el TRUÑING!!! Pasen y diseñen!! -  Forocoches
Se busca a estos 2 descerebrados por atentar contra el Patrimonio de la Automovilidad

Y es que si vas a usar el chasis de un camión para blindarlo hoy mismo teniendo que estar listo para ayer, con toda la jefatura militar echándote el aliento encima mientras tus compatriotas son despedazados en tierras rifeñas, por muy español que seas y tengas los cojones como el caballo de Espartero, no deberías desarrollar un proyecto para blindar el chasis de un camión que requiera reformar el chasis y la mecánica del vehículo en su totalidad. Porque para eso lo construyes nuevo. Como mi querido «Juanito».

Digo yo.


Así que en un principio intenté solucionar este dilema atendiendo al hecho de que el Camión protegido nº1 «Nash Quad», podría haber usado algún chasis de nombre similar, es decir, fabricado por Nash. Así que había que buscar otras opciones bajo esa denominación para resolver el misterio.

Y aquí entra en juego la magia de internet:

¡Nash fabricaba un camión de 2 Ton. bajo la propia denominación NASH TWO-TON TRUCK!:

¿Y si tomamos una imagen de un camión Nash ligero de pequeñas dimensiones similares a las del CP nº1, sabiendo que la separación de este camión entre ejes era de 144 pulgadas, y la colocamos sobre el plano del Camión protegido?:

Oh, vaya. ¡Encaja como un guante!

No parece descabellado pensar que se usara algún camión marca Nash que estuviera estacionado en las inmediaciones de las instalaciones del CEYC, además de los propios Jeffery Quad, para crear de la nada y a toda prisa estos modelos primigenios y que la denominación como Nash Quad para todos ellos fuera una simple confusión por el nombre del fabricante.

Ahora bien, una vez superada esta fase preliminar que pone de manifiesto que bajo la figura del Camión protegido nº1 bien podría encontrarse el típico chasis de un típico camión de la época de 2 o 3 toneladas . ¿Qué tal si invocamos a la navaja de Occam, y en lugar de presumir que se utilizó un camión Nash del que no existe referencia alguna buscamos una solución más evidente a lo elefante en la habitación que haría regocijarse al mismísimo Fray Guillermo?

SI TIENE EL TAMAÑO DE UN FEDERAL, CORRE COMO UN FEDERAL Y PARECE UN FEDERAL: ¡ES UN FEDERAL!

Así es. Y ya que disponemos de un chasis de camión Federal identificado que sí figura en el registro de material utilizado para construir los Camiones protegidos. ¿Qué tal si encajamos este chasis en la bonita figura del CP nº1?

¡Ahora ven y desmiéntemelo!

Ahí lo tenemos desplegado ante nuestros ojos con toda su perfección como si tuviéramos vista de Rayos X y además vista de Rayos X capaz de viajar al pasado.

Así que si a toda esta disquisición empírica sobre el tamaño de los chasis y la imposibilidad física de encajar un chasis de Jeffery en el cuerpo blindado del CP nº1, le sumamos la disquisición en el artículo previo alrededor de la imagen del camión caído en la zanja de Casabona, es decir, el nº2, en la que se aprecia con toda claridad que el vehículo destruido disponía de tracción a las 4 ruedas, mientras que el chasis Federal se especifica claramente como 4×2, es decir, tracción trasera…

¿Qué más se podría argumentar para no reconocer que el Camión protegido nº1 a los mandos del Sargento Rancaño era el camión Federal y que el Camión protegido nº2 accidentado en Casabona y posteriormente reconstruido era uno de los camiones Nash Quad?

Ya me puedes decir lo que quieras al respecto, que te va a dar igual. Es un Federal y no hay más que hablar. Mírale ahí con su cisterna y todo 100 años después de haber sido ocultado a los ojos de la Historia.

Y ya solo queda hacer lo propio con el desventurado Camión protegido nº2, el mártir de Casabona, construido sobre un chasis Jeffery «Nash» Quad. Pero eso lo haré en el siguiente capítulo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *