Trabajando en: una subestación eléctrica

Despacito pero sin pausa, en las escasas oportunidades de tiempo (y energía) de las que dispongo actualmente, sigo trabajando con mi impresora para ir probando los diferentes modelos que voy acumulando en la lista de espera, y aprovechando que tenía por ahí un rollo de filamento color "plata" prácticamente completo, he dedicado estas últimas semanas a imprimir algunas partes de lo que será un conjunto de elementos de escenografía para representar una subestación eléctrica.

La verdad es que el color del filamento da lo mismo si vas a pintar las piezas, pero ya que hay partes que reproducen estructuras metálicas el color queda que ni pintado, valga la redundancia.

La idea orginal de la subestación eléctrica era crear un pequeño conjunto de escenografía en el que poder incluir algunas piezas de maquinaria industrial antiguas que suelen ser tan llamativas y que, por su fascinante diseño, dan esa impresión de ser "retro" o "futuristas" al mismo tiempo, pero con el tiempo, se ha ido transformando en algo más grande. Aunque debido al límite de 50Mb de sketchfab para los modelos, aquí solo aparecen algunas de las piezas que lo componen.

Por otro lado, y además de poder disfrutar con el modelado y la arqueología industrial, este tipo de elementos tienen la ventaja de servir tanto para ambientaciones industriales realistas (como puede ser la segunda guerra mundial), como futuristas, pulp, o incluso fantásticas con toques steampunk.

En este visor 3D se puede ver el diseño de la estructura metálica, los transformadores cilíndricos y uno de esos cacharros antiguos tan chulos que parece un motor gigante pero que, tratándose de una subestación eléctrica, y sin acabar de encontrarme cómodo en el incomprensible universo de la generación de electricidad, puedo aventurarme a bautizar como "convertidor de fase rotativo", con su correspondiente consola de control. Éstos últimos irán albergados en un bonito edificio, pero por debido al límite del archivo, he tenido que dejarlo fuera.

A simple vista, puede dar la sensación de que la estructura metálica es una geometría sencilla y que podría imprimirse sin dificultad de una sola pieza, pero por desgracia, la realidad de las impresoras de filamento es que es tipo de geometrías son prácticamente imposibles de imprimir en su forma original. Debido a que las torretas y travesaños están compuestos a base de piezas bastante finas (entre 1 y 1,5mm. de grosor) y que el entramado de piezas en voladizo forma una enorme cantidad de espacios vacíos sin soporte, la impresora probablemente sería capaz de completar el modelo, pero el exceso de plástico debido a la finura de las piezas llenaría toda la superficie de churretones y el resultado sería un amasijo informe y quebradizo, por lo que no hay más remedio que convertir el diseño tridimensional en un conjunto de piezas "planas" para posteriormente realizar el montaje definitivo. 

No deja de ser un proceso un poco absurdo el de crear un objeto mediante la transformación de una imagen en dos dimensiones en su versión tridimensional para terminar con una versión "bidimensional" imprimible del objeto en cuestión, pero de momento, para este tipo de piezas es la única solución (o por lo menos para impresoras de filamento como la mía incapaces de imprimir piezas de menos de 2 milímetros de ancho con una eficiencia aceptable).

Impresión en 3D de una estructura metálica

Con un plóter de corte láser probablemente se conseguiría un resultado más rápido, fino y sin necesidad de tener que limpiar las piezas, pero como en mi cuarto de baño solo hay espacio para una máquina, me tendré que conformar con realizarlo de esta forma, aunque el número de partes que hay que imprimir para formar cada pieza convierta cada pro