Trabajando en: de cañón en cañón y tiro porque me toca

No se exactamente en qué momento comenzó está fructífera relación entre mis habilidades con el modelado 3D y la artillería pesada.

Supongo que un día a alguien se le ocurrió que yo podría estar interesado en realizar un modelo 3D de alguna pieza anti-tanque alemana de la Segunda Guerra Mundial, para ser utilizado como máster en pequeñas tiradas en metal para los aficionados "wargameros", y desde entonces me da la impresión de haber gastado media vida entre imágenes y planos de piezas de artillería y sus correspondientes versiones a escala para imprimir en 3D.

En algunos casos como los de las piezas francesas de la Guerra de los 7 años, he tenido la suerte de disponer de unos planos a escala maravillosos que un amable caballero publicó en su blog dedicado a este conflicto: http://crogges7ywarmies.blogspot.com.es/2012/01/7yw-artillery-scale-draw...

Aunque en algunos de los modelos solo está disponible el alzado lateral, es suficiente para sacar adelante el trabajo con notable facilidad. Es una lástima no poder disponer de fotografías de los prototipos reales, pero utilizando como referencia otras piezas de la época y una buena dosis de imaginación, he completado 6 cañones de diferente calibre: 4 pounder con cañón largo y corto, 6 pounder, 8 pounder, 12 pounder, 16 pounder y 24 pounder.

Los últimos en completar la lista han sido el de 12 y 16 libras, pero una vez terminados, como no puedo estarme quieto, he decidido variar el diseño de la culata para darle un poco de colorido al asunto.

El de 12 todavía está en proceso, y aquí se muestra con el diseño antiguo del "sol soplando" (el nuevo diseño será una cabeza de aguila rodeada por las alas):

Cañón francés 12 pounder Guerra Siete Años 

Cañón francés 12 pounder Guerra Siete Años 

El de 16 muestra el nuevo diseño (es una especie de cara de La Medusa) en las imágenes de detalle del cañón (las 2 primeras mantienen el del "sol"):

Cañón francés 16 pounder Guerra Siete Años 

Cañón francés 16 pounder Guerra Siete Años 

Cañón francés 16 pounder Guerra Siete Años 

Cañón francés 16 pounder Guerra Siete Años 

Cañón francés 16 pounder Guerra Siete Años 

Y aquí una bonita foto de familia para apreciar los diferentes tamaños:

Cañones francses Guerra Siete Años

 

Los modelos de 4 y 8 libras ya han sido imprimidos y el resultado es muy bueno, pero el relieve de los detalles de los tubos no es suficientemente para sobrevivir al proceso de moldeado y prácticamente no se aprecia. Así que hay que modificar los tubos para aumentar el resalte de los detalles y volver a imprimirlos. No obstante, con todos los modelos terminados, el proyecto va viento en popa.

 

Y como no solo de cañones franceses vive el wargamer, esta semana me han enviado una imagen de la prueba de impresión del cañón anti-tanque británico "QF-6 pounder" de la Segunda Guerra Mundial. Ya comenté en su momento el estado del proyecto del que forma parte este modelo, "cañones anti-tanque británicos para wargames de 6mm", que también fue protagonista de otro artículo en el que trataba el tema de "las escalas en el modelismo y sus compromisos en la impresión 3D", y ahora parece que comienzan a verse los progresos.

En la imagen no se aprecia el tamaño real, pero es aproximadamente de unos 2cm.:

Cañón anti-tanque británico "QF-6 pounder"

El resultado aparentemente es muy bueno en cuanto a detalle, pero las barras de apoyo no han sobrevivido a la primera prueba de en el molde. Hay que modificarlas para aumentar el grosor, sobre todo en vertical. Aunque el aspecto final quedará un poco distorsionado, como estos modelos suelen observarse desde arriba, sobre la mesa de juego, pasará un poco desapercibido.

El proceso de modelar, imprimir, realizar el molde, probar, corregir, volver a imprimir y probar de nuevo es en ocasiones demasiado lento y da la sensación de que los proyectos no avanzan, pero a medida que voy aprendiendo acerca de los compromisos que requieren los modelos imprimidos en 3D que posteriormente van a servir para realizar moldes, se puede apreciar una mejora en la fluidez.

Aún así, tengo ciertas esperanzas en la futura producción de moldes directamente mediante impresión 3D, que ahorrará buena parte de los inconvenientes de este flujo de trabajo. No obstante, los avances son lentos y de momento seguiremos trabajando así, a la espera de ver los modelos producidos en su versión comercial definitiva en metal o resina.