Trabajando en: Cabeza tractora y remolque wargames sci-fi

A pesar del cabreo que tengo últimamente con mi impresora 3d y los problemas técnicos, sigo adelante con algunos proyectos de impresión 3d que tengo en el armario cogiendo polvo desde tiempos inmemoriales.

Cuando comencé a modelar en 3d, en los tiempos gloriosos del 3DStudio R4 para MS-DOS, algunos de mis primeros "dibujos" tuvieron como motivo principal los jueguetes que habitaban en las estantería de mi habitación. Especialmente mis queridos Tentes.

Para los que no sepan lo que se esconde tras la marca Tente, basta decir que sin duda alguna ha sido el mejor juguete de la Historia. Tanto desde el punto de vista lúdico, como educativo.

Por su parecido con Lego (si, las dimensiones de las piezas son iguales, efectivamente; pero es la única coindicencia entre ambos sistemas de construcción) varias generaciones de españolitos ignorantes lo han tildado de "la copia barata" del lujoso (y fuera del alcance de muchos padres) juego de construcciones danés. Pero todos los niños de los 80 que pudimos disfrutar la experiencia de abrir una caja de Tente y disfrutar uniendo sus piezas, sabemos de buena mano que desde cualquier punto de vista Tente daba un millón de vueltas al pobre concepto visual y a las limitadas posibilidades de montaje de los modelos de Lego contemporáneos de las innumerables maravillas que ilustraban los flamantes catálogos que Exin cada año mejoraba con nuevos y todavía más increibles modelos, cuyas posibilidades crecían exponencialmente.

Para el que no entienda la diferencia, digamos que LEGO es un juguete "puzzle". Un modelo que se construye con las piezas que incluye la caja, que puede montarse, desmontarse, y poco más.

Tente, por el contrario, te ofrecía la posibilidad de usar las piezas para montar el modelo que ilustraba la caja, así como modelos alternativos que presentaba el manual, pero pocos tenteros se conformaban con montar el modelo de la caja y colocarlo en la estantería. El juego de verdad comenzaba al coger las piezas y dar rienda suelta a la imaginación para montar cualquier cosa que se te pasara por la cabeza.

La clave eran las piezas, increiblemente versátiles y genéricas, útiles para ofrecer soluciones constructivas completamente diferentes, que pese a ser de plástico rígido, parecían deformarse y transformarse para adquirir más y más posibilidades a cada montaje, estimulando la imaginación de los afortunados constructores que disponían de un juguete cuya rejugabilidad (vaya palabro) era infinita.

Algo que muchos tenteros que todavía peinan canas, continúan haciendo a día de hoy...

Pero nostalgias aparte, y volviendo al motivo de este escrito, he rescatado del baúl de los recuerdos uno de aquellos modelos generados con el 3DStudio R4 y me he puesto manos a la obra con la tarea de transformarlo en un modelo imprimible para usarlo en wargames con miniaturas de 28/32mm.

El modelo en cuestión es uno de los vehículos más míticos de Tente en su gama Astro, el "proyector galáctico móvil" (Referencia 0720). Una suerte de cabeza tractora con remolque retrofuturista armado con una especie de antiaéreo láser, que puede dar mucho juego como elemento de escenografía.

 

El mítico Explorador galáctico móvil de Tente

 

La verdad es que los edificios para escenografía suelen ser el elemento más llamativo de las mesas, supongo que por su "facilidad" (con todos mis respetos) de construcción, pero se echan de menos vehículos con cierto protagonismo, aunque solo sirvan para hacer bulto en wargames como Infinity donde solo pueden usarse como elementos escénicos.

De momento estoy trabajando en la cabeza tractora, tratando de mantener ciertas semejanzas con el diseño original (la pieza de la cabina con forma redondeada, conocida como "cirrevol"), e inspirándome en esos cacharros tan curiosos que se usan en los aeropuertos para aparcar los aviones y que siempre me han parecido fascinantes.

 

La cabeza tractora del modelo

 

Con la cabeza diseñada, será posible usar diferentes remolques para que pueda tratarse de un vehículo civil de transporte o de algún artilugio militar.

 

La cabeza tractora del modelo

 

Aunque no hay ninguna referencia visible de tamaño, tal y como está, las dimensiones son de 20 x 10cm., por lo que hablamos de un cacharro voluminoso que puede alcanzar una longitud considerable dependiendo de como diseñe el remolque.

Esto me recuerda una ocasión en que un conocido centro comercial de logotipo triangular, organizó un concurso de Tente que consistía en crear un modelo usando todas las piezas disponibles y yo me propuse construir el Tente más grande conocido...

Pero bueno, esa es otra historia.