El diablo está en los detalles... y los gremlins en mi impresora 3D

Uhm, veamos... 
 
En estas dos semanas desde la última vez que me pasé por aquí no se muy bien qué es lo que estado haciendo exactamente, porque el calor de este agosto nubla la memoria (y hasta las ganas de vivir) aunque creo recordar que el fin de semana pasado terminé de pintar las minis del Imperial Assault, y entre pincelada y pincelada, estuve trabajando en el modelado de la escenografía modular de temática futurista y en el Ford Fiesta postapocalíptico.
 
Trabajando en el diseño de un Ford Fiesta postapocaliptico para wargames de 28 o 32mm
 
 
Además de hacer algunas piezas más como escenografía "ligera" para wargames.
  
Contenedor futurista para wargames de 28 / 32mm
 
Viendo esta imagen he sentido la fría realidad de que al regalar las minis pintadas del Imperial Assault, aparte del disgusto de tener que pintar las mías, me he quedado sin modelos chulos para las fotos.
 
Nostalgia aparte, esta última semana de la que me acuerdo un poco mejor y animado por el buen funcionamiento de la #impresora3d, puesto que no tenía suficientes proyectos en marcha (que se note la ironía), decidí arriesgarme a probar con un modelo que saque partido al volumen de impresión de la máquina.
 
Y así terminé imprimiendo un edificio para wargames de esos ambientados en algún fantástico futuro en el que por alguna extraña razón uno reconoce fácilmente que ha abandonado el presente del s.XXI en la Tierra, porque todas las ventanas y puertas tienen las esquinas achaflanadas y a pesar de los cyborgs, los sintozoides y los viajes interestelares, la gente sigue sufriendo el problema de tener que subir la compra a casa por las escaleras (si no has echado un vistazo a la escenografía habitual para wargames de temática sci-fi, no puedes entender de lo que estoy hablando, así que google es tu amigo).
 
Pero cuestiones arquitectónicas aparte, el resultado de una semana de #impresion3d puede verse en las siguientes imágenes.
 
 Edificio futurista para wargames de 28 / 32mm
 
 
 
Edificio futurista para wargames de 28 / 32mm
 
 
Edificio futurista para wargames de 28 / 32mm
 
 
 

Edificio futurista para wargames de 28 / 32mm

 
 
Puede verse que mola, ¿no?. Y también puede verse que a la hora de diseñar soluciones arquitectónicas no soy Le Corbusier, precisamente.
 
Pero lo que no puede verse es que a pesar de que la impresora funciona correctamente y la calidad de la extrusión es muy buena (la diferencia entre resoluciones media y alta es difícil de apreciar, porque ambas ofrecen una calidad considerable en el acabado de las superficies), mi sufrida Wanhao ha sido tomada esta semana por una banda de gremlins juguetones que me han vuelto prácticamente loco.
 
En primer lugar, un atasco absurdo en el extrusor. Con el resultado de perder toda una absurda tarde montando y desmontando el cabezal para poder extraer el absurdo trozo de filamento que se había quedado atorado de la forma más absurda que uno pueda imaginar.
 
Una vez resuelto el atasco y como resultado de no apretar bien las piezas, el filamento fundido a comenzado a fluir en las juntas y a gotear de vez en cuando sobre la pieza en impresión, provocando ciertos problemas. Y no, no era una pieza de las que se imprimía en media hora, no. Era la fachada trasera del edificio tras 5 horas de impresión y con otras dos y media restantes para finalizar.
 
¿Quién se pone a imprimir una pieza de 7 horas sin hacer una impresión de prueba para verificar que todo ajusta correctamente tras desmontar y montar todo con un calor axfisiante de 35 grados en casa que transforma la sencilla tarea de desenroscar/enroscar una boquilla en un suplicio digno del drama de Sísifo?
 
Pues el desgraciado que escribe estas líneas.
 
Pero los problemas no se quedaron ahí con esta pieza. Porque como puede verse en la imagen, las ventanas de la parte central superior están "tapiadas". ¿Y de quién es la culpa?
Mía, por no revisar que el archivo de impresión generado tenía errores.
 
 Problema con archivo de impresion 3d erróneo y ventanas tapiadas
 
¿Quién se pone a imprimir una pieza de 7 horas sin revisar el archivo con el agravamente de que al terminar el proceso de generación del mismo el resultado se muestra en pantalla y a simple vista se ve que los huecos de las ventanas aparecen cerrados?
Pues el mismo desgraciado que no ajustó bien las piezas y casi sufre un infarto al ver como el extrusor comenzaba a "tapiar" las ventanas sin poder hacer nada por evitarlo.
 
Y no. Los problemas no acaban aquí, porque esta semana la recordaré siempre como "la semana que se me terminó la cinta de carrocero que traía la máquina y tuve que comprar más cinta para seguir imprimiendo pero descubrí para mi ignorancia que todas tienen la superficie tan recubierta de cera que la capa base de las piezas no agarra bien". Y eso me ha permitido disfrutar del maravilloso efecto conocido como "warping".
 
Y no, no es el warping de Star Trek que te permite doblar el espacio-tiempo para viajar velozmente de una lado a otro de la galaxia. Es el warping de la pieza al doblarse por efecto del enfriamiento del material y la contracción consecuente que va levantando poco a poco la pieza por las esquinas provocando un acabado no desastroso (al tener la pieza solamente 2mm de altura) pero defectuoso al fin y al cabo.
 
¿Y quién se pone a imprimir una pieza de 7 horas sin asegurarse de que dispone de una superficie que permita un buen agarre?
Pues el mismo desgraciado que no comprobó el archivo ni ajustó las piezas.
 
Y aún así, y a pesar de todo, ahí esta el edificio con su pared trasera completa, que si no es porque has leido todo este rollo, no te enteras de los problemas que ha debido sufrir para llegar a materializarse.
 
Creo que el material que ciega las ventanas (una capa de 0,1mm) podrá ser eliminado con un cutter, así que tengo la esperanza de no tener que volver a pasar por el calvario de las 7 horas.
 
Y antes de terminar, un recuerdo también para la pieza superior que hace las veces de cornisa y al mismo tiempo permite sujetar las 4 paredes en su sitio. Porque después de 2 impresiones, sigo sin saber porque en una de las esquinas de la pieza, la impresora llega a una altura en la que deja de extruir material y una parte muy concreta simplemente desaparece de la impresión. Así, sin más.
 
No es que me haga excesiva ilusión, pero tendré que hacer una tercera impresión la semana que viene y disfrutar de otras dos horas y media de espera para saber si a la tercera va la vencida o es que la impresora en esa zona tiene un misterioso punto muerto en el que no imprime.
 
Resumiendo, que la semana que viene, además de las repeticiones y la revisión del extrusor que tiene fugas, le toca al techo, los suelos interiores, las aceras y la parte más chula que es el ascensor.
  
Porque reconozcámoslo compañeros diseñadores de escenografía para wargames futuristas. Ya va siendo hora de que una humanidad que ha logrado colonizar la última frontera, se gane el derecho de poder subir a su casa sin dejarse las rodillas en el camino.